Trips to Indonesia with Tryalltrips

Cultura Dayak en Kalimantan

Una de las experiencias mas reales y auténticas que te puedes encontrar en Indonesia, es la visita a una de sus tribus Dayak, en la isla de Borneo, concretamente en Kalimantan.

Cultura Dayak en Kalimantan

Bien sabida es la explotación de  la jungla que sufre esta isla, en favor de las grandes industrias, para la obtención del aceite de palma sin mirar el impacto ecológico y social que esto implica. Esto me motivó a visitar esta pequeña aldea, en la que sus gentes han decidido hacer frente a ello, enseñando sus costumbres y cultura a los viajeros, buscando así una manera alternativa para preservar su medio, luchando por un futuro mas digno.

El Dayak es el término usado para denominar los más de 200 grupos étnicos ubicados en el centro y sur de la isla de Borneo. Cada uno con su propio dialecto, costumbres, leyes y cultura, aunque los rasgos distintivos comunes son fácilmente identificables. Llegaron a Kalimantan hace 3000 años de diferentes partes de Asia y eran animistas, aunque muchos se convirtieron al islam y desde el siglo XIX hubo una conversión masiva al cristianismo. La mayoría de ellos viven en pequeñas comunidades cerca del río y su economía de subsistencia se basa en el cultivo de arroz, caza y pesca. Habitualmente viven en longhouses cuya estructura es de madera, mayormente están emplazadas a lo largo del río. Se estima que hoy en día hay unos 2 millones usando diversos dialectos Dayak.

COMO LLEGAR

Desde Jakarta tienes vuelos por la mañana con NAM AIRLINES que te llevaran a PangkalanBunn, pueblo donde iniciaremos la ruta nada mas llegar. 

Pertrecharemos el vehículo con nuestro equipaje y la comida necesaria que nuestra cocinera preparará para nosotros y nuestros guías durante los siguientes días. 

El traslado en coche hasta Lopus Village dura unas 4 horas, por lo que llegaremos sobre las 15:00 

3 DIAS DE CONVIVENCIA INCREIBLE

Fueron Jose, Rober, Asterio y Concha, un magnífico grupo de viajeros con los que tuve la suerte de realizar este viaje. Nos integramos a la perfección y nos aceptaron como parte de su comunidad, enseñándonos a abrirnos a otro medio de vida muy diferente al nuestro. Aprendimos mucho de ellos, pero también mucho de nosotros mismos.

Dia 1

Durante el largo viaje hasta la aldea, no faltaron las risas en los diferentes sitios en los que paramos a comer.

Probamos las sabrosas frutas y gastronomía local, el café dio mucho de sí, ya que no lo preparan como nosotros conocemos y para tomarlo hay que dejarlo reposar, todo un handicap si estas acostumbrado a revolverlo cada vez que das un sorbo. Como he dicho, no faltaron las risas.

También tuvimos tiempo para hablar entre nosotros de cómo sería la experiencia. Había mucha incertidumbre, curiosidad y ganas de saber lo que nos esperaba.

Nada mas llegar, en lo que parecía la plaza del pueblo, estaba la mayor parte de la comunidad ataviados con sus trajes típicos. Con música e instrumentos tradicionales, nos interpretaron varias danzas de bienvenida, primero los más jóvenes y luego los más mayores.

Jamás olvidare la reacción que tuvimos de timidez ante tal recibimiento, solo para nosotros. Tras las danzas, nos invitaron a tomar un brebaje preparado por ellos mismos, “Tuak”, con arroz fermentado y servido en unos recipientes de bambú.  Fué muy efectivo para integrarnos en la comunidad y perder esa incomoda timidez

La experiencia prometía, nos alojaron en su casa de huéspedes, que a la vez hace la función de centro de reunión, así que no faltó compañía durante la estancia. Todo muy básico, pero con lo necesario para convivir durante los días siguientes. Aquí estaban preparando la cena que mas tarde nos servirían junto con el resto de los oriundos y en la que se realizaría la ceremonia de integración a la comunidad.

Tras una formal presentación con el Chaman y el Jefe del pueblo, fueron ellos mismos los que realizaron el ritual que nos convertiria en parte de la comunidad Dayak. A partir de ahí todo fue más relajado y divertido, tras cenar opíparamente, el Arak, que es una version 2.0 del Tuak, pero con mas alcohol, hizo acto de aparición y acabamos todos bailando, riendo y haciendo bromas al son de la música.

Dia 2

Este día, aunque teníamos opción de dar un paseo de unas 6 horas para visitar unas cascadas y otras comunidades más remotas, decidimos quedarnos por los alrededores de la aldea, el Tuak y Arak del día anterior nos ayudaron a tomar esta decision, pero la propuesta alternativa no era nada mala.

Nos fuimos con el Jefe al otro lado del rio, cruzarlo en su canoa ya fue toda una experiencia. Nos enseñó una zona de la selva que estaban habilitando para cultivo. La lección de supervivencia fue magistral, es increíble como poseer un cuchillo y el conocimiento de lo que la selva ofrece es todo lo necesario para vivir en el medio.

Vimos cómo hacían trampas, fuego, plantamos arroz, y nos enseñaron el respeto a la naturaleza, tomando lo necesario de ella sin llegar a esquilmarla. Contribuyendo asi al futuro de las siguientes generaciones. Sin duda un choque frente a este mundo globalizado en el que vivimos.

Convivencia con los Dayak en Kalimantan

Por la tarde, después de comer, las mujeres fueron las protagonistas. Nos enseñaron como destilan el Tuak y todo el ritual que hay alrededor. Es una bebida sagrada, que está presente en todas las celebraciones importantes de la comunidad y como tal, es su producción. Estuvimos pelando arroz,  al ritmo de sus canciones, lo golpean con unos palos para quitarle la cáscara. Parece fácil viéndolas pero nada más lejos de la realidad, es muy importante llevar el ritmo si no quieres golpearte un pie.

Para terminar el día, después de cenar, nos reunimos todos en el exterior de nuestro alojamiento y mientras las mujeres nos enseñaban a realizar artesanía, intercambiábamos conversaciones con el resto. Teníamos una botella de whisky  que compartimos con todos y que agradecieron infinitamente, el Jefe nos dijo que la guardaría en su casa, como un souvenir durante toda su vida y que si volvíamos a verle nos la enseñaría, seguramente llena de Arak.

Un día intenso y muy muy gratificante.

Dia 3

Después de comer teníamos nuestro largo camino de vuelta a PangkalanBunn, así que la mañana fue tranquila pero divertida. Jugamos con los lugareños a antiguos juegos que usan en su tiempo libre, no tardó en aflorar el sentido competitivo de todos, pero sin llegar la sangre al rio. Aunque lo que más nos impacto fue cuando sacaron la cerbatana con la que cazan. Todavía no consigo comprender como metiendo 3 dardos en el arma eran capaces de dispararlos de uno en uno, lo cual es muy valioso para poder cazar.

En lineas generales un destino diferente, que merece la pena visitar, especialmente si te encuentras en Kalimantan para visitar el Parque Nacional de Tanjung Puting.

No dudéis en añadirlo a vuestra ruta.

RECOMENDACIONES

Pequeñas recomendaciones, normas y cosas que deberíamos traer, que harán que disfrutemos de la aventura con responsabilidad.

  • Pastillas para la Malaria, consultad a vuestro médico o al centro de vacunación internacional más cercano. Un pequeño botiquín personal no esta de más.
  • Repelente antimosquitos.
  • Protector solar, gafas de sol y gorra.
  • Camisetas de algodón y pantalón largo ligero.
  • Calzado cerrado y calcetines.
  • Linterna o frontal.
  • No sólo nos llevaremos nuestros recuerdos, también nuestra basura.
  • La conexión a internet por Wifi no existe, a no ser que se disponga de una tarjeta sim local, pero aun así la conexión es muy precaria.
  • Estamos de visita, así que demostremos respeto por el medio ambiente y las costumbres locales. Que no falten sonrisas y ganas de disfrutar.

Espero que os haya gustado mi articulo y os ayude a inspiraros para disfrutar de la gran experiencia que es viajar.

Si quieres preparar un viaje a esta zona, no dudes en consultarnos y en Tryalltrips te prepararemos el mejor viaje posible en Indonesia.

Buen Viaje!!!

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*