Si vas a viajar, lee esto!!

Inmediatez, queremos todo ya.

Vivimos saturados de información, bloggers, influencers… Todos nos enseñan cosas maravillosas, todos queremos hacer lo que ellos hacen, nos invitan cada mañana a ser participes de sus aventuras.

Demasiados “inputs” que generan incluso ansiedad, queremos todo y lo queremos ya. Ideamos nuestros viajes y los armamos en parte para vivir la experiencia que ellos viven, nos inspiran.

Es algo genial sentirse inspirado por alguien, nos hace sentirnos en sintonía y que no estamos solos, de alguna manera, todos somos inspirados e inspiradores al mismo tiempo, si no, estaríamos muertos. Pero hay que ser claro en una cosa. La inmediatez que trasmiten, a veces, no es del todo cierta. Para conseguir esas maravillosas imágenes, ese ansiado selfie, suele haber un gran trabajo detrás.

Acordaros de los documentales del National Geographic o de la BBC, imaginaros el trabajo que hay detrás y las horas de espera y frustración para conseguir esos resultados que a todos nos maravillan. Por no hablar del equipo que los acompaña. Nadie cuestiona eso y lejos de compararnos con tales gigantes, quiero trasmitir que en nuestro ámbito, a nuestro nivel, debería pasar parecido.

Preocupémonos del “dónde” no del “cómo”

Tenemos expectativas e ilusiones en nuestro viaje.

Queremos relajarnos saliéndonos de nuestra rutina habitual, nuestra oficina, nuestras obligaciones, vernos como se ven nuestros instagramers favoritos, pero esto puede dar lugar a frustraciones innecesarias a la hora de planificar nuestro viaje.

Sabemos dónde queremos ir, nos lo enseñan todos los días y nos gusta, pero no sabemos cómo y gastamos esfuerzos en averiguar el “como” cuando lo mejor sería trabajar en  el “donde” que es lo que sabemos con certeza.

Conocer el destino, leer, informarnos y disfrutar con ello debería ser nuestra prioridad, siempre dejando un lugar a dejarse sorprender, cada cual ya conoce sus limites.

La coordinación de nuestra ruta, selección de guías, conocer la idiosincrasia del país a visitar, son factores determinantes que no son fáciles sin tener experiencia en el destino. Por eso no es una locura pensar en delegar, optimizar y practicar el “slow travel” de la mano de un experto.

Minimizaremos en frustraciones y maximizaremos en experiencias y disfrute.                           

Buscar a esa persona debería ser el objetivo en la preparación de nuestro viaje. Que nos dé confianza, seguridad, que nos trasmita ilusión, y si encima nos enseña sitios chulos mejor que mejor, el viaje seguirá siendo nuestro y único para nosotros siempre.

Keep it Simple! Resumen en tres puntos.

La inspiración no solo está en las redes. Un libro, una película, un documental, una afición concreta, casi cualquier cosa puede motivarnos e inspirarnos. Un mismo destino puede tener tantas motivaciones como personas hay en el mundo. Busca tu “donde”

La informacion nos supera hoy en día, ser selectivos y contrastar es la clave, usar informacion lo mas neutra posible, absteniéndose así de dar por sentadas opiniones personales. Nos dará una idea de lo que nos vamos a encontrar, aunque hay que estar muy abiertos a que quizás sea mejor de lo que lo ponen. Seguir nuestro instinto tampoco esta de más. Ya sabes dónde vas a ir y por qué.

Delega si estás en sintonía con lo que has leído hasta ahora, delega en alguien que te trasmita, confianza, seguridad e ilusión en tu proyecto de viaje y por supuesto que conozca la zona a la que quieres ir. Tu tiempo y tu tranquilidad también lo valen.

Compártelo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*